Todo fluye si tú quieres

Esta idea que nos parece tan nueva, es muy antigua. Desde siempre a la humanidad le ha gustado observar la naturaleza, fijarse en sus ritmos, en su apariencia, en sus ciclos. Esta observación transmite gran sabiduría a las personas como Heráclito que afirmó que todo fluye. pero en ocadiones los grandes pensamientos y reflexiones parece que se olvidan, se esconden, y gracias a personas inquietas como Mihalyi Csiksentmihaly, mediante la investigación, la reflexión sobre los aspectos básicos de la vida, nos vuelven a traer estos conceptos con la misma esencia pero renovados.

Hace unos días me encantó leer a Isabel Ferrer en “La artesanía de la comunicación”, refiriéndose a este concepto desde la perspectiva del lenguaje. Afirma lo siguiente:

” Para algunos niños y niñas entender y hablar es un proceso que fluye; para otros, se trata de algo más costoso, y para otros niños es un proceso difícil”

Desarrolla esta idea con un lenguaje dulce, desde la cercanía y valorando los afectos del niño o niña que tiene delante, al que le “Baña” lingüísticamente.

Os recomiendo su lectura, y que dejéis sorprenderos por esta vida para que todo fluya.

Imagen