BLOG

Emociones

¿Cómo implanto la Inteligencia Emocional en mi vida?

Posiblemente, es uno de los términos que más han revolucionado nuestro entorno, vocabulario y curiosidad en los últimos años. La inteligencia emocional surge como propuesta para ejercitar las habilidades emocionales que habíamos aparcado en siglo pasado. Uno de los autores más relevantes es el conocido Daniel Goleman, escribiendo un manual para reflexionar sobre el término y cómo aplicarlo. Define la Inteligencia Emocional como:

La capacidad para reconocer y manejar nuestros propios sentimientos, motivarnos y monitorear nuestras relaciones.

Una definición muy comprensible pero que nos cuesta “bajar a la tierra”, poner en práctica en nuestar vida cotidiana.  Goleman establece las siguientes habilidades emocionales:

1) Conciencia de sí mismo y de las propias emociones y su expresión.
2) Autorregulación.
3) Control de impulsos.
4) Control de la ansiedad.
5) Diferir las gratificaciones.
6) Regulación de estados de ánimo.
7) Motivación.
8) Optimismo ante las frustraciones.
9) Empatía.
10) Confianza en los demás.
11) Artes sociales.

Hoy te invito a reflexionar sobre la primera, conciencia de ti mismo, tus emociones y su expresión, para ahondar en el autoconocimiento emocional. En las sesiones presenciales, cursos y talleres, exploramos nuestras emociones en el momento, indagando qué son, cómo se manifiestan en mí, y cuándo aparecen en mi vida.

Este primer paso es fundamental para avanzar en los siguientes, ¿cuántas veces has sentido una emoción y no has sabido ponerle nombre?, o ¿ has sentido en algún momento apatía, desgana y no sabías lo que te ocurría?

Nuestro cuerpo responde de forma holística, cuando una emoción se evita o te desjas arrastrar por ella, produce efectos en tu salud física y emocional. Por ello, te invito a que realices este ejercicio para comenzar a entender lo que nos quiere explicar Goleman y, comenzar a obtener beneficios de discernir lo que es la Inteligencia Emocional.

Durante una semana observa las emociones que aparecen en ti, las que detectas con rapidez, porque las emociones son instantáneas, rápidas, si las dejas pasar duran muy poco tiempo. Identifica cuáles son, las básicas son miedo, alegría, ira, asco y tristeza, no aparecen siempre, sobre todo si has caminado en tu autoconocimiento. Reconoce qué síntomas aparecen en ti cuando emergen, escríbelos en un diario emocional.

Las emociones provocan 3 tipos de RESPUESTA:

  1. Un estado mental subjetivo, (me siento bien o mal).
  2. Un impulso a actuar, (evitación, llanto).
  3. Cambios corporales, (sudoración, ritmo cardíaco).

Cuando pase la semana, vuelve a leer lo que has escrito, observa qué te ocurre cuando llega la emoción. De esta forma estarás iniciándote en la escucha emocional, qué hago cuando llega la emoción, cómo reacciona mi cuerpo y seguidamente, qué reacción tengo.

EMOCIÓN                         SENSACIONES CORPORALES                                 REACCIÓN

Si prolongas esta observación, comprobarás la capacidad que posees para darte cuenta de tus emociones, el comienzo se encuentra en ese descubrimiento, después, deberemos decidir si esas reacciones son las que queremos, o deseamos cambiar. Conseguir de forma paulatina unas decisiones más conscientes, sin dejarnos arrastrar por la emoción.

En próximos posts, seguiré proponiendo más ejercicios emocionales para profundizar, aprender a gestionar y conseguir un mayor bienestar. En las RRSS puedes encontrarme, comparto información sobre mi trabajo y el de otras personas.

Espero que te ayude a estar mejor contigo mismos, si le añades constancia, los resultados se multiplican.

No olvides: Atender a la belleza del instante.

Meditando en Arcos

Emociones, Pensamientos

Lo confieso, soy knowmad

Reflexionando sobre lo que soy, sobre mi vida, me he dado cuenta de que tiendo a realizar mis actividades de una forma colaborativa. En mi vida familiar acostumbro a proponer mis quehaceres en comunidad, en grupo, distribuyendo las tareas a las personas que pueden ofrecer ayuda. Como la celebración de los cumpleaños de mi hijo, donde mis hermanas, hermano, madre, marido y su familia colaboran aportando lo que mejor saben realizar.

Esta habilidad creo que nace de mi curiosidad, de una necesidad intrínseca que me lleva  a investigar sobre  modelos, esquemas, personas diferentes. Mi memoria vital me lleva a recordar desde muy niña interés por actuar de una forma creativa y diferente. En mi niñez se comenzaba a conversar sobre el pensamiento divergente, en mi adolescencia, recuerdo con fuerza la creatividad, y en la madurez inquietud por enseñar y aprender sobre ello, profundizando en la inteligencia emocional o el emprendimiento.

Durante años este sentimiento interno se ha cultivado en mi foro interno, y se ha reforzado conociendo personas que buscan construir un mundo mejor. Recuerdo cómo buscaba referentes en todos mis facetas, personales, estudiantiles o laborales. Entonces no estábamos tan interconectados digital o virtualmente.

En la actualidad, esta forma de vivir forma parte del nuevo paradigma, se entiende que en la sociedad en que vivimos, hemos de ser capaces de construir con otros, compartiendo y colaborando. El conocimiento es tan expansivo que desde la comunidad científica que publica sus avances, a profesionales de cualquier rama, nos vemos involucrados en discernir en la vorágine de la infoxicación. Necesitamos compartir para entender este mundo abundante, en creaciones individuales y colectivas.

John Moravec ha descrito esta actitud o estilo de vida laboral como KNOWMAD, afirma que un profesional de hoy, tiene que desarrollar aptitudes que le permitan trabajar con personas en cualquier circunstancia o lugar ver más. Resolver problemas en diferentes contextos, culturas o sociedades. Una experiencia de intercambio de saberes y modos de actuar.

Por ello, me identifico totalmente con esta palabra, en mi vida laboral, colaboro con profesionales, entidades, implico a personas con perfiles diferentes, involucro a mi familia, traslado lo que soy en las RRSS, y lo que voy aprendiendo. Aprendo desde el compartir y enseñando lo que sé.

Creo que esta palabra en mí es más que un perfil profesional, es un modo de vida que me acompaña desde siempre.

Raquel Roca ha escrito un libro sobre ello,  te dejo una ponencia por si quieres escucharla aquí. Gran profesional, inspiradora, promoviendo la mejor versión de nosotros mismos en el plano laboral.

Me dirijo a Irene Milián, para agradecerle el descubrimiento de esta palabra, y poner nombre a lo que soy.

Y tú, ¿eres knowmad?

Emociones

PRESENCIA Y COHERENCIA

Este año se está definiendo como un momento en mi carrera profesional donde recojo frutos de todo el trabajo personal que realizo, de las charlas, los libros, congresos, formaciones, retiros, experiencias que llegan a mí y transformo en  mis sesiones.

Si me sigues en el blog me habrás oído decir que conectar con tu esencia es lo que te permite estar en presencia. Para mí la atención plena y la inteligencia emocional, me han permitido abrir esas puertas para vislumbrar lo que soy. Una vez, que sabes lo que eres, con aceptación y compasión, caminas despacio por el camino de la vida, con el foco de la atención muy regulado, estando alerta a las señales de tu alrededor.

SER, ESTAR Y DAR. Estos 3 verbos se vuelven necesarios en este aprendizaje, permitiendo mantener la coherencia en todas las facetas de tu vida. Las raíces que nos nutren, invisibles, imperceptibles para algunos, que alimentan lo que eres, AMOR.

Estos días me quedo con palabras que me han transmitido personas preciosas que me encuentro en el camino que me confirman mi sentir. No es vanidad, arrogancia o sentimiento egoíco, sino, felicidad por todo lo que llega, consciente de que estos regalos llegan a mí por lo que somos.

Finalizo este sentir con las palabras de Celia: ” Has conectado con tu esencia y ahora eres tu mensaje”.

Agradecida por aprender y mostrar el camino de la atención a la belleza del instante.

Meditando en Arcos

Emociones

Maternidad en el siglo XXI

Hoy compartía con mi hijo una reflexión(como tantas veces) sobre lo que habían dicho en un programa de radio: “Prefiero un café a que me digan que me quieren”. Conversaban sobre las necesidades que según una encuesta realizada en Gran Bretaña, detectaban los encuestados en su vida. Entre sus respuestas aparecía la calefacción, buena conexión de Internet, un coche…Las que cubren las necesidades básicas con bienes materiales, pero a la vez, aparecía alguna como que te digan que te quieren.

Al escucharlo, me parecía que las personas estaban avanzando en la concepción de lo necesario, incluyendo al otro en sus necesidades vitales, la necesidad de ser querido, de afecto, de tener contacto interpersonal.

Pero cuál ha sido mi sorpresa cuando los tertulianos no entendían que el hecho de que te digan que te quieren sea una necesidad, incluso uno afirmaba: “prefiero un café a que me digan que me quieren”. No me lo podía creer, un café, sólo, que me mantenga despierto, ¿para qué? ¿Para ser yo? ¿Para cubrir mi necesidad de estar alerta?

Cuando lo he comentado con mi hijo, él tampoco lo entendía, explicaba (con 9 años) que él era capaz de vivir sin calefacción pero no sin compartir el amor con su madre y su padre, que el café alimenta el cuerpo, pero que el amor o el que te digan que te quiero, alimenta el alma.

Justo antes veíamos en la televisión el programa Página 2, donde dialogaban sobre el libro Ordesa, cuyo argumento es la relación familiar padre/madre, hijo/hija. Le explicaba que hace un tiempo los hijos no podían expresar lo que opinaban, que en muchas ocasiones se debía obedecer por miedo, por obligación o por necesidad. Entonces se creaban rencores, malos entendidos entre los miembros de la familia que creaban patrones de conducta familiar repetidos.

Mi hijo me decía que no veía nada en nosotros negativo, que nos quiere como somos, que es muy feliz y que somos los mejores padres que puede tener.

Igual os parece muy ñoño todo esto, pero cuidar un hijo significa dedicar tiempo a hablar con él, a reflexionar sobre lo que te ocurre, lo que le pasa, darle espacio para que se exprese, compartir momentos sin mayor pretensión que SER.

Esto, se ha de regar cada día, para que crezca fuerte y sano, que a pesar de todo lo que ocurra, sepa cómo son sus raíces, donde sujetarse desde el amor, la felicidad por lo compartido, la comprensión. Que crezca y de cobijo a  otras personas de su alrededor (como su amigo hoy, el que necesitaba apoyo emocional ante una operación). Que sepa mostrarse tal cual es, sea aceptado, y se mire en espejos reales, verdaderos.

Sé que todo lo que compartimos irá con él siempre, y recordará a su madre desde el cariño (aunque nos quedan etapas de incomprensión y dudas), pensará en su madre y recordará una infancia llena de cariño, tiempo y momentos divertidos (el autor de Ordesa decía que esto se consigue cuando los padres ya no están).

Entre la conversación de la radio y la que he mantenido con mi hijo, veo un cambio generacional, cambio de perspectivas, de creencias. Confío en que esta generación conozcan sus emociones, practiquen la meditación, y elijan mejor a sus representantes políticos, para que de verdad consigamos una concepción global sostenible ecológica y emocionalmente.

Será que es primeros de año, y estoy todavía con los sueños para 2018, pero siento en el ambiente que un cambio se está produciendo ya.

Hoy he escrito desde el corazón, sin tips, sin frases hechas, con la única voluntad de compartir un hecho vivido, y si te inspira, me alegraré de que resuene en ti (si no, tranquilo, es simplemente lo que me acaba de suceder).

Emociones

Talleres de Danza Consciente en Familia

Qué gusto trabajar con Sheila, amante de su trabajo, profesional, y con gran bagaje y experiencia en el movimiento!!! Seguid atentos que en enero/febrero propondremos más talleres.

Shé-danza

Emociones conscientes y Shé-danza se han unido para ofrecer una serie de talleres de Danza Consciente en Familia!!!

La idea nace de crear y fomentar más espacios de encuentro entre progenitores y pequeños para poder disfrutar juntos y juntas de la danza, el movimiento y el juego, poniendo, además, atención plena.

El 25 de noviembre realizamos el taller de Danza Consciente en Familia con los pequeños de 5-10 años. En este taller creamos una danza con los movimientos de todos y trabajando especialmente la calidad de movimiento del peso. Quedó muy muy chula!!!

El 2 de diciembre hicimos otro taller para pequeños de 2-3 años. En este caso, trabajamos los movimientos que trasmiten libertad y apoyo en familia. Disfrutamos poniéndonos en el movimiento de los pequeños y creamos una pequeña coreografía final con todo lo que salió. Qué bonito fue ver a todas las personas interaccionando con los pañuelos.

Os…

Ver la entrada original 5 palabras más

Emociones

Talleres con Shé-danza

A lo largo de este curso ofrecemos talleres para adultos y familias entorno a la meditación, el movimiento, la inteligencia emocional y la danzaterapia. Éstos son los más próximos, si te interesa alguno, ponte en contacto con nosotras.

Tras lanzar el primer taller de Danza en Familia del 25 de noviembre, ha habido un par de familias que han demandado hacer un taller igual pero con los más pequeños. En este caso, con bebés y con niños y niñas que ya caminen hasta los 4 años. Así, nos hemos organizado Noemi y yo […]

a través de Taller de Danza y Movimiento en Familia con los más pequeños — Shé-danza